Selecciona aleatoriamente el tip que necesitas: MI TIP

La cuarentena y la posibilidad o imposibilidad de estar presentes emocionalmente con nuestros hijos

Cómo corríamos todos, del trabajo a la escuela, a las actividades de los hijos, las personales, compras, quehaceres diversos. Corríamos hacia esas cosas entendidas como necesarias, con poco tiempo en común, con mínimos encuentros humanos. Hace mucho ya habíamos dejamos de convivir con nuestras familias, pero de repente todo frenó, y cuando eso sucedió la mayoría se encontró con los hijos LEER MAS


Tenemos dos edades: la edad cronológica y la edad emocional

Seguramente podrás recordar algún día, o muchos momentos, donde te comportaste como un niño, donde no supiste qué te pasó. Sentiste que algo te tomó y perdiste el control, la cordura, la objetividad, la madurez. En ese momento parecías no ser tú, es decir, no ser el adulto que consideras que eres. LEER MAS


El serio problema de los niños a los que no se les enseña el esfuerzo

Hoy muchos padres están teniendo serios problemas con hijos de diversas edades, niños y jóvenes, que no quieren hacer nada, no tienen el impulso de hacer un esfuerzo. Se han acostumbrado a ser servidos, a que las cosas aparecen como por arte de magia listas para cubrir necesidades. Los niños crecen sin darse cuesta del esfuerzo que lleva cada cosa lograda... LEER MAS


Los niños de hoy necesitan tu cambio de frecuencia

La mayoría de las personas que están a cargo de niños no tienen presente el estado interno que este naturalmente trae; y como no lo pueden ver, tampoco lo pueden conservar. A cambio se intenta constantemente llevar al niño al estado desconectado del adulto. Muchas problemáticas actuales con los niños se debe a algo esencial: No los estamos viendo. Estamos en posiciones distintas, frecuencias diferentes... LEER MAS


Nuestros hijos tocan nuestras viejas heridas

A menudo son nuestros hijos los que nos sacan la fiera, el león, son los que colocan esa gota que rebalsa el vaso, la pluma que desestabiliza la balanza que tanto nos costó equilibrar... Pero, aunque es tentador y más fácil verlo así, no, no son nuestros hijos los que nos hacen eso. “Eso” ya estaba ahí adentro nuestro y nuestros hijos solo lo tocan, y ¡ay! cómo nos duele, cómo nos enoja… LEER MAS


CURSO A DISTANCIA
Crisis, síntomas y manifestaciones de los Niños de Hoy
Todo comportamiento es comunicación